Santander - Cantabria
619 448 596
info@anacarrion.es
Mañanas: de 9.00 a 14.00 h.
Tardes: de 17.00 a 20.00 h.

Noticias recientes

Tipografía

Tipografía

Infinidad de caracteres que dicen mucho de ti.

La tipografía es un elemento esencial en la estrategia de Branding de una empresa. El logotipo es la palabra física de la marca que funciona como imagen, es muy bueno cuando la palabra es muy potente (ejemplo: coca cola), es el carácter alfabético. Erróneamente la palabra logotipo se asocia a cualquier grafismo de marca pero no es correcto ya que solo se refiere al nombre del producto o empresa representado por los caracteres tipográficos. Los isotipos, imagotipos, isologos, etc. son diferentes definiciones de la representación gráfica de una marca, tocaré este tema en otro post próximamente. En cualquier caso y como no es cuestión de “complicaros la vida” logotipo a cualquier representación visual de la marca. El diseño de un logo como concepto es muy importante pero debemos darle mucha importancia a la elección de la tipografía, ya que en ella se encierran los valores de la marca, el “sonido” de la “voz” que nos esta contando quienes somos y cual es nuestro espíritu. La elección incorrecta de la tipografía puede cambiar el contexto del mensaje que queremos trasmitir, generar confusión y errar en el mensaje.

La tipografía es igual o más importante que los símbolos, pictogramas o diferentes elementos que la acompañen, de hecho muchas marcas funcionan solo con tipografía (ZARA, Cartier, Disney, Jeep…). En el caso concreto del diseño de logotipos, la fuente elegida cobra su máxima relevancia, ya que adquiere es la responsable de trasmitir los valores que la marca representa, y será la responsable de poner nombre a todas las acciones de divulgación de marca que se realicen que a través de la estrategia de branding.

 

 

Para la concepción de un logotipo se puede acertar eligiendo la perfecta tipografía dentro de la gran variedad de tipos que existen (Roboto, Perla, Harman, Gill sans, Disot, Din…..), cada modelo transmite conceptos muy diferentes, desde elegancia, informalidad, rigidez, seriedad, independencia… hay que dar con la que se adecue al mensaje que queremos trasmitir; no solo es elegir el tipo sino asignarle el tracking, el tamaño y la proporción adecuada, sus diferentes versiones, el color… son elementos y decisiones que funcionan si están establecidas por un profesional que mide con exactitud la proyección de las formas y los pequeños detalles que crean las diferencia entre unas marcas y otras. Otra elección es diseñar un tipografía genuina, única y a medida del mensaje que se desea transmitir. Esta opción permite jugar con las formas, es más flexible y su gran ventaja es la exclusividad.

La tipografía caligráfica es otro camino a tomar a la hora de diseñar un logo, esta elección determina un carácter muy personal e intimo del espíritu de la empresa, servicio o producto, la caligrafía nos representa muy profundamente ya que es la letra, el trazo escrito por alguien concreto, algo que nos conecta de forma subjetiva con la marca. Un logotipo caligráfico se asemeja a una firma a un compromiso más relacionado con personas que con entidades.

Las últimas tecnologías y la nueva forma de concebir el mundo ha dejado ser analógico y ha pasado al estado digital, se han perdido muchos hábitos y formas de hacer, como por ejemplo la escritura, ya no se da la misma importancia  a una buena caligrafía, las personas ya no enviamos mensajes escritos “de nuestro puño y letra” como antes, ahora todos son emails, mensajes de texto, cartas en documentos editables por ordenador…. la caligrafía y la “buena letra” se están perdiendo…. no dejemos que eso ocurra, nuestra escritura nos define, nos comunica mejor, crea lazos y acerca a las personas.

Es por eso que también os dejo el enlace de una iniciativa de la editorial RUBIO, la de los cuadernillos y las “cartillas” de toda la vida, que ha creado un nuevo libro llamado “la caligrafía creativa”, para todos aquellos que quieran retomar la escritura de siempre. Nos invita a escribir y a dibujar letras, conectando así con el niño que llevamos dentro, volviendo a aprender todo lo desaprendido respecto a nuestro estilo de escritura… en mi caso (como en el de casi todos) bastante deformada por la falta de uso y por lo rápido y robotizado que es el día a día. ¡Paremos un momento y disfrutemos!, relajémonos copiando letras como en la cartilla del cole y volvamos a conectar, en mi caso, con aquella niña que se mordía la lengua para hacer una “g” perfecta, casi sin respirar para que la “cola” me quedara impecable.

http://cuadernos.rubio.net/

Deja un comentario